El Gran Buda de Kamakura

Por el Profesor Marcelo Carballal

El Gran Buda de Kamakura


El Daibutsu de Kamakura

  Al referirse a Kamakura, la primer cosa en cruzar la mente de cualquier japonés o iniciado en el tema será sin duda la estatua del Gran Buda (Daibutsu), uno de los pilares de la herencia cultural de esta ciudad de la prefectura de Kanagawa.

  Después de la estatua del Gran Buda de Nara (entronizada en el templo Tōdai-ji), el Gran Buda de Kamakura es, con sus 13,35 metros de alto y 93 toneladas de peso, la segunda imagen de Buda más grande del Japón. Fabricada en bronce, el grosor del material varía dependiendo de la parte de la estatua, oscilando entre los 3 y los 12cm. Al observarla detenidamente, la imagen del Gran Buda presenta sobre su superficie varias leves líneas horizontales, lo cual habla de un trabajo de emparchado, realizado — efectivamente — con ocho piezas de bronce. La tecnología moderna aún no ha conseguido hallar con precisión la manera en la cual el Gran Buda fue fundido y construido. 


Detalle de las manos del Gran Buda

  Cuando, en 1195, la imagen del Gran Buda de Nara fue reconstruida, Minamoto-no-Yoritomo — el fundador del shogunato de Kamakura (1192-1333) — asistió a la ceremonia de entronización y, viendo el tamaño colosal de la estatua, quiso que una semejante fuera construida en Kamakura como demostración de su poder. Si bien no pudo ver realizado su deseo en vida, puesto que murió cuatro años más tarde, fue su concubina quien se encargó de materializar el anhelo del shōgun. Así, en 1238, el sacerdote budista Jōkō fue enviado a solicitar donaciones por todo el Japón, ya que el shogunato de Kamakura — patrocinador de los templos de la secta Zen — no otorgó ninguna ayuda financiera al proyecto de erigir una estatua del Buda Amida (en sánscrito, Amitabha), venerado por la secta Jōdo.

  La construcción de la estatua — originalmente de madera — se vio completada en 1243; sin embargo, fue totalmente destruida por una violenta tormenta en 1247. Cinco años después, en 1252, una segunda campaña de recolección de fondos posibilitó la construcción de una nueva imagen — esta vez de bronce —, que es la que actualmente se puede apreciar en el predio del templo Kōtoku-in de la ciudad de Kamakura.

  Originalmente la estatua del Gran Buda estaba entronizada en un amplio edificio de madera, el cual fue destruido por una nueva tormenta en 1335. Una segunda construcción se edificó en reemplazo de la anterior; pero, en 1495, fue una vez más destruida por un terremoto y posterior maremoto. Desde entonces, la estatua del Gran Buda ha permanecido al aire libre. Ya en años recientes, se efectuaron reparaciones menores al Daibutsu; una, en 1923, tras el Gran Terremoto de Kantō, cuando resultó dañada la base de la estatua, y otra en 1960, para reforzar el segmento del cuello y la base con el fin de que la imagen pudiera resistir a un eventual terremoto de similar intensidad.

Gran Buda de Kamakura

  Por su balance, fuerza y dignidad, la estatua del Gran Buda de Kamakura amerita ser contada entre los Tesoros Nacionales del Japón.