Salud y AIKIDO

La Práctica del Aikido conlleva innumerables beneficios para la salud:

Brinda al cuerpo flexibilidad, fuerza y velocidad de reacción. Fortalece el sistema inmunológico. Restablece la condición natural del cuerpo, reacomodando la postura y el equilibrio. Tonifica y desarrolla armoniosamente músculos y tendones. Aumenta la capacidad cardio-respiratoria y la coordinación entre ambos hemisferios cerebrales.

Se aprende a respirar correctamente. Logra espontáneamente un estado de relajada calma. Se desarrolla un alto grado de concentración y poder de observación. Trabaja sobre temas psicológicos, desarrollando sensibilidad frente a los semejantes por su permanente interacción con los compañeros de práctica. Canaliza tensiones producidas por el stress y la ansiedad. Fortalece la seguridad en sí mismo, la autoestima y desarrolla la fuerza de voluntad.

¡Su entrenamiento puede agregar enorme valor a su calidad de vida!